beneficios uso aceites sinteticos

Al momento de elegir lubricantes industriales nos encontramos con un dilema: elegir aceites de origen sintético o con base mineral. Muchas personas optan por aquel que tenga un precio más bajo, sin embargo lo más recomendable es tomar en cuenta los beneficios de ambos para la máquina a lubricar.

Los componentes de los aceites de origen mineral se extraen del suelo, como el petróleo, y se les brinda un tratamiento para que se adapten a las necesidades de la maquinaria. En cambio, los aceites sintéticos se fabrican en un laboratorio, donde se les añaden los componentes que se adaptarán a la maquinaria, temperatura de trabajo, nivel de viscosidad, entre otras características.

Mayores capacidades

Los aceites sintéticos se diseñan especialmente para trabajar más allá de las capacidades de los minerales, por lo que tienen mayor resistencia a la oxidación, viscosidad y recolección de residuos en el motor. Su capacidad de trabajo ante temperaturas extremas es muy elevada, por lo que el desgaste de las piezas es mínimo y, por ende, la frecuencia de cambio de aceite es más espaciada, lo que compensa una inversión considerable al elegir este tipo de aceites.

Uniformidad en las moléculas

A diferencia de los aceites minerales, cuyas moléculas tienen formas y tamaños distintos, las de los aceites sintéticos son uniformes, de modo que generan menos fricción entre las piezas. Esta cualidad también beneficia al anticongelante, manteniendo óptimos los niveles de calor/frío en el motor, lo que reducirá los costos y posibles paradas por mantenimiento de la máquina.

Los aceites minerales pierden su integridad molecular y propiedades al trabajar con presiones y temperaturas extremas, situación que toleran muy bien los lubricantes sintéticos, por lo que no dejan de lubricar y proteger los componentes contra el desgaste y la corrosión. 

Flujo continuo

Los aceites minerales contienen ceras que se solidifican y evitan el flujo de lubricante, y exponen al motor y sus componentes a altas temperaturas, lo que redunda en piezas descompuestas, rotas o fallas en el motor que requieran costosas reparaciones. Los lubricantes sintéticos no contienen dichas ceras, no se solidifican y fluyen de forma continua, lo que a la larga se traduce en un motor que opera a rangos normales y sin fallas.

Estos aceites cuentan con altos niveles de fluidez en el motor en frío, facilitando el arranque aun a bajas temperaturas.

Limpieza de residuos

Los aceites sintéticos ayudan a limpiar residuos, reducir la formación de lodos, neutralizar las sustancias corrosivas derivadas de la degradación del lubricante ante una disminución gradual de sus propiedades debido al calor.

Ahora que ya conoces los beneficios de los aceites sintéticos, te recomendamos optar por la variedad de productos que la marca Castrol tiene para ti, y que encontrarás en Pochteca. Somos distribuidores autorizados y con gusto podemos asesorarte para que elijas el lubricante más adecuado a tus necesidades.

Ponte en contacto con nosotros vía telefónica al 800-813-0600, por correo electrónico a castrollubricantes@pochteca.net o visita nuestra tienda en línea.

Archivos