Almacenar lubricantes

En almacenes, bodegas y durante el transporte, el almacenamiento de los lubricantes industriales influye mucho en su buen estado, ya que si se contamina el producto, puede perder su calidad, con un impacto negativo para el transportista o distribuidor. Asimismo, el cliente final debe cuidar la forma de almacenar sus lubricantes para evitar accidentes por derrame, desperdicio o errores en el funcionamiento de la maquinaria donde se apliquen.

Para almacenar correctamente e incrementar la eficiencia en las operaciones, te recomendamos:

  • Elegir el contenedor ideal. En general, encontramos dos tipos de contenedores de almacenamiento de aceite: de acero inoxidable y de polietileno, ambos son resistentes a la corrosión y óxido y pueden ser usados para el almacenamiento a granel, especialmente si cuentan con un sistema de recolección y despacho para evitar la contaminación cruzada entre otros lubricantes o la suciedad del ambiente.
  • Lugar fresco y seco. Si bien los contenedores de aceites industriales son resistentes al calor y al fuego, estos productos deben almacenarse en un lugar fresco, a la sombra, ya que la luz solar directa puede calentar los fluidos a más de 65.5°C (150°F), y provocar la oxidación prematura, además de volver insolubles a los aditivos. Por otro lado, las variaciones de temperatura pueden provocar que los contenedores se expandan y contraigan, de modo que se filtre la humedad y afecte la calidad del producto almacenado.

 

Quizás le interese leer: Características de los lubricantes de grado alimenticio

 

  • Etiqueta del envase. Los contenedores deben tener una etiqueta con la información básica del producto para que el transportista o el encargado del almacén se encarguen de protegerlo y almacenarlo correctamente.
  • Usar la estantería correcta. En los almacenes, el uso de estanterías incorrectas puede provocar la contaminación cruzada de fluidos, especialmente si se encuentran demasiado juntos los contenedores.
  • Indicar la fecha de caducidad. Los lubricantes tienen una vida útil de almacenamiento específica, y para que rindan de forma óptima se deben usar lo antes posible. Usualmente, aceites y grasas se pueden usar hasta después de 3 años de fabricación, mientras que los fluidos tienen una vida más corta.

 

Como consejo adicional, ten un kit de contención de derrames en el almacén, el cual debe tener barreras, almohadillas y paños absorbentes para limpiar los aceites derramados sin provocar un accidente en el almacén.

El almacenamiento de lubricantes industriales es un tema delicado, en el que deben extremarse las condiciones de seguridad y eficiencia para preservar la calidad del producto y evitar accidentes.

Esperamos que esta información te sea de utilidad. En Pochteca somos distribuidores autorizados de la marca Castrol, por ello en nuestra tienda en línea encontrarás una gran variedad de lubricantes industriales para tus necesidades. Navega por nuestra página web y utiliza nuestro cotizador online.

Archivos