El transporte pesado cobija vehículos costosos tanto en la máquina en sí misma como en su costo de mantenimiento. Los gastos más altos alrededor de este tipo de vehículos recaen en sus refacciones mientras que máximo el 2% de esto es lo que representa el cambio de aceite. Es por ello que a veces, al calcular el costo total de propiedad de un vehículo, el costo del lubricante se pasa por alto.

Son muchas las empresas que minimizan la importancia del aceite y es donde quieren ahorrar costos. Es muy importante hacer bien los cálculos para ver realmente que los costos de mantenimiento y su frecuencia reflejen los costos reales anuales de mantenimiento de los vehículos. De esta forma podemos ver que lubricantes como Castrol VECTON® nos ayudan a mejorar le rendimiento de la máquina, combatiendo la degradación del aceite, controlando la oxidación, minimizando los ácidos dañinos y reduciendo los depósitos de los mismos. Con ello Castrol VECTON® contribuye en prolongar la vida útil de la máquina, maximizando los periodos de cambio del lubricante y por ende bajando el costo total de propiedad.

La amplia experiencia de Castrol en lubricantes diésel para vehículos pesados se capitaliza en productos premium como Castrol VECTON® y se convierte en un aliado para mejorar el costo total de propiedad, mejorar la eficiencia operativa y mantener los vehículos operativos por más tiempo.