Grasas industriales y sus propiedades

Las grasas industriales son un tipo de lubricante sólido o semifluido, que se obtienen por la dispersión de un agente espesante en un líquido de lubricación industrial, para proteger elementos de las máquinas donde un aceite no es suficiente, ni apto.

Este tipo de lubricante se utiliza en maquinaria donde su composición o funcionamiento no retiene un aceite de lubricación común y donde podrían ocurrir escurrimientos. Además, el uso de grasas industriales evita la entrada de polvo o cualquier contaminante que pueda alterar el funcionamiento de la maquinaria.

Debido a la dispersión del agente espesante, las grasas tienen propiedades viscoelásticas como los polímeros, por ello se conocen como sólidos plásticos, que contienen del 65 al 95% de aceite, del 5 al 35% de espesante y del 0 al 10% de aditivos líquidos y sólidos; dependiendo del porcentaje de sólido, la formulación es grasa, y si oscila entre el 10 y el 40% se vuelve pasta.

Igual que otros tipos de lubricantes, las grasas se clasifican a partir de su grado de fluidez o viscosidad, y encontramos formulaciones con base mineral y sintética para utilizarse en la aplicación que se requiera.

Grasas minerales y sintéticas

Cada vez más se utilizan grasas de lubricación con base sintética pues su elaboración es específica para los requerimientos de cada motor o maquinaria. Las grasas industriales sintéticas han demostrado ofrecer una vida útil más prolongada que las grasas con base mineral.

Además, las grasas sintéticas no varían su viscosidad y fluidez a bajas o altas temperaturas brindando la misma protección en diferentes condiciones.

Tal vez, la única ventaja que presentan las grasas minerales sea su menor costo en comparación a las sintéticas. Pese a estas circunstancias, lo mejor siempre será seguir las recomendaciones del fabricante en la elección de la grasa de lubricación a utilizar.

Dentro de las características de las grasas lubricantes encontramos:

  • Más adherencia a las superficies que la de los aceites
  • Alta capacidad de sellado y aislamiento del componente
  • Resistencia al desgaste
  •  Mayor lubricación frente a la carga de sobrepesos y bajas velocidades
  • Alta protección ante la corrosión
  • Amplio rango de temperaturas de operación

¿En qué casos se usan grasas industriales?

Si bien tienen muchas ventajas, el uso de grasas se limita a aplicaciones precisas, como mecanismos donde se debe evacuar el calor a través del lubricante, maquinaria donde se debe extraer partículas de desgaste y contaminantes, o que trabajen a velocidad muy alta y requieran un lubricante ligero (de hasta 80.000 rpm).

Quizás le interese leer: Diferencias entre aceites y grasas industriales

Hoy en día, las grasas se encuentran en maquinaria de todas las industrias, donde se trabaja en condiciones extremas, con temperaturas desde -180°C hasta 1200 °C, o con velocidades desde 2 hasta 80.000 rpm. Además, las formulaciones actuales se realizan con base en las exigencias medioambientales, de seguridad y sanitarias, por lo que encontramos grasas de alto rendimiento y que son rápidamente biodegradables ya que se disuelven en un medio acuoso o terrestre en menos de 21 días (en caso de un derrame accidental).

Asimismo, existen grasas de grado alimentario que pueden estar en contacto directo con las máquinas de la planta de producción y transformación de productos alimenticios con mínima toxicidad, sin ser riesgo para los consumidores y garantizando la inocuidad.

¿Es posible mezclar distintos tipos de grasas industriales?

Existe una duda muy común sobre si es posible mezclar diferentes tipos de grasas de lubricación. Para responder esta pregunta debemos recordar que la grasas industriales están compuestas por un espesante, un fluido de lubricación y aditivos. Estos elementos convergen en una mezcla específica y su alteración conlleva algunas consecuencias:

  • Sangrado de aceite. Este fenómeno ocurre cuando al mezclar diferentes grasas industriales, los agentes espesantes no retienen el líquido lubricante o los aditivos y aparecen escurrimientos.
  • Consistencia. Las grasas industriales están elaboradas con diferentes grados de viscosidad y espesor de acuerdo a las necesidades de su uso. La combinación de diferentes grasas industriales altera su composición y no cubre las necesidades requeridas por cada maquinaria.

En conclusión, no es recomendable combinar diferentes tipos de de grasas industriales para no alterar su funcionamiento, además de elegir la recomendada por el fabricante.

La marca de lubricantes industriales Castrol cuenta con un catálogo de grasas y aceites para las diferentes industrias, y en la tienda en línea de Pochteca podrás encontrar la más adecuada a las necesidades de tu maquinaria. Te invitamos a navegar por nuestra web y utilizar el cotizador para facilitar tu búsqueda; si tienes dudas o necesitas más información, contáctanos a través del chat en línea, con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos