Tipos de lubricantes para rodamientos

Los rodamientos son piezas fundamentales en las máquinas modernas. También se conocen como cojinetes y su función es crucial para el funcionamiento de diversas maquinarias por lo que es importante que no rocen entre sí, y para esto es necesario elegir un lubricante industrial adecuado. Hoy te contaremos cuáles son los lubricantes para rodamientos, sus características y funciones para que elijas el que más te conviene, ¡comencemos!

¿Qué son los rodamientos?

Son elementos rotativos cuya función es reducir la fricción entre un eje y las piezas que se encuentran conectadas al sistema, por lo que sirve como apoyo y facilita el movimiento. Existen muchos tipos de rodamientos, los cuales soportan diferentes cargas y niveles de fricción, por lo que los encontramos en motores y compresores de diversas máquinas donde se encuentran en contacto constante.

¿Cuál es la función del lubricante para rodamientos?

Ya que los rodamientos están en constante contacto y movimiento, la lubricación debe formar una película delgada entre los componentes móviles del equipo con el fin de reducir la fricción, evitar la formación de cenizas o residuos, disipar el calor producido por la fricción e inhibir la corrosión. Al ser tan importantes sus cualidades, el uso de un lubricante tiene un impacto notable en el desempeño de la máquina, ya que influye en factores como:
• Alcanzar la velocidad máxima de funcionamiento
• Disminuir el ruido generado por la fricción
• Maximizar el funcionamiento y nivel de torque
• Incrementar la vida útil de la máquina
• Resistir ante condiciones extremas de temperatura
• Evitar que las piezas se ensucien o contaminen

Clasificación de lubricantes para rodamientos

Debido a que hay diversas variedades de rodamientos, no hay un solo aceite, grasa o líquido que funcione a la perfección para todas estas piezas. Los más utilizados son:

Lubricantes minerales

Son aceites minerales que se recomiendan para rodamientos de husillo, que suelen tener tolerancias restringidas respecto a temperatura y al mismo tiempo operan a velocidades de rotación muy altas. También se utilizan con frecuencia para sistemas hidráulicos de baja temperatura, en circuitos neumáticos y ejes de engrase.

Lubricantes sintéticos

Los lubricantes con base sintética son muy resistentes al agua, ideales para el trabajo a altas velocidades, resistentes ante las variaciones de temperatura y tienen la cualidad de conseguir cierta reducción de ruido por roce de las piezas. Se recomiendan para lubricar rodamientos que operan en condiciones severas, como alta carga, arranques y detenciones frecuentes, niveles altos de temperatura y contaminación.

Lubricantes de silicona

Estos lubricantes son resistentes al agua y se recomiendan tanto para piezas metálicas como de plástico y se caracterizan porque su viscosidad cambia menos ante el incremento de temperatura. Sin embargo no son muy utilizados en condiciones críticas porque no soportan altas velocidades ni cargas.

Lubricantes perfluorados

También conocidas como PFPE son grasas a base de aceites sintéticos que originalmente fueron desarrollados para condiciones aeroespaciales, y en la actualidad se recomiendan para condiciones de servicio en las que otros lubricantes no se adaptan. Son lubricantes que pueden resistir temperaturas de hasta 300°C, tienen baja presión de vapor, se adaptan a ambientes estériles o condiciones de vacío, son compatibles con el oxígeno y resistentes al contacto con muchos químicos, por lo que son recomendados para rodamientos con funciones mecánicas, automotrices e industriales.

Lubricantes secos

Son lubricantes formulados con recubrimientos secos como el bisulfuro de molibdeno y el disulfuro de tungsteno que se recomiendan para condiciones donde los lubricantes regulares pueden contaminar el entorno, como en ambientes al vacío. Son resistentes a ácidos, al agua, a altas velocidades de funcionamiento y permiten obtener un desempeño fluido.

Lubricantes de grado alimenticio

Los lubricantes grado alimenticio se emplean para rodamientos utilizados en la industria alimentaria, donde existe el riesgo de contacto incidental con los alimentos por lo que cumplen con normas de higiene e inocuidad para los consumidores.

Aceites para rodamientos

En general, los aceites para rodamientos pueden ser minerales o sintéticos, son fáciles de aplicar y se caracterizan por mantener su consistencia en un amplio rango de temperaturas. Usualmente, los aceites tienen capacidades altas de velocidad y ayudan a disipar el calor durante el movimiento, aunque el calor extremo puede provocar cierta pérdida por evaporación, por lo que se requieren aplicaciones regulares.

Grasas para rodamientos

Las grasas son sustancias basadas en aceites, pero a las que se les añaden aditivos espesantes para obtener consistencias sólidas o semisólidas; además, estos aditivos añaden cualidades protectoras contra la corrosión, oxidación y formación de cenizas. En general se recomiendan para rodamientos que soportan cargas pesadas, donde se requiere una lubricación constante y por un periodo máximo de tiempo.

¿Cómo elegir el lubricante adecuado?

Lo más recomendable es consultar el manual del fabricante de la máquina y seguir las recomendaciones de lubricación para los rodamientos, buscando que el lubricante tenga propiedades antidesgaste, anticorrosivas, antioxidantes, que sea compatible con las piezas que está unido el rodamiento, y que no pierda viscosidad ante las variaciones de temperatura.

Castrol cuenta con una gran variedad de productos para ayudar a reducir los costos y mejorar la productividad en el entorno industrial, en Pochteca encontrarás el más adecuado a tus necesidades. Te invitamos a navegar por nuestra página web para encontrar el producto indicado, o a contactarnos a través del chat en línea para más información, con gusto te atenderemos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos