Todo lo que necesitas saber sobre lubricantes industriales

lubricantes

¿Sabías que los lubricantes se usan desde hace más de 6,000 años? Los más antiguos se remontan a 4,000 años antes de nuestra era, cuando los egipcios usaban carruajes y máquinas rústicas para la construcción de las famosas pirámides.

Los primeros lubricantes se fabricaban con grasas animales y vegetales desde la antigüedad hasta el siglo XVIII, cuando comenzó la industrialización y estas formulaciones empezaron a incluir aceites minerales para usarse en vagonetas de minas y otras máquinas que, en ese entonces, funcionaban a vapor y con mucha lentitud. Sin embargo, su uso fue clave para agilizar los trabajos pesados.

El siglo XXI fue clave para el crecimiento de la industria en general, y los vehículos de combustión interna permitieron el desarrollo de máquinas industriales, agrícolas, aeroespaciales y todo tipo de vehículos motorizados que siguen necesitando de lubricantes industriales para su buen funcionamiento.

¿Qué son los lubricantes industriales?

Los lubricantes industriales son aceites y grasas, es decir, sustancias fluidas y semisólidas que se usan para reducir la fricción y el desgaste de diversas máquinas de uso industrial, de modo que puedan funcionar adecuadamente, sin ruidos metálicos, sin cenizas o residuos provocados por el roce y sin riesgo de que se caliente demasiado el sistema al trabajar bajo presión extrema.

Tipos de lubricantes industriales

Hoy en día podemos encontrar lubricantes industriales para motores, cadenas de transmisión, embragues, pistones, mando de dirección, entre otros, ya que cada producto es formulado con base en el uso que se le va a dar, los objetivos de trabajo y los aditivos que requieren.

En general, los lubricantes se clasifican en:

Lubricantes líquidos

También llamados aceites lubricantes, son líquidos delgados, que cuentan con cadenas largas de polímeros y aditivos para obtener propiedades adicionales.

Estos lubricantes se usan en cojinetes, bisagras, cuchillas de afilado, herramientas, entre otros objetos que se quiera lubricar con un producto que no requiera la resistencia de la grasa.

Estos lubricantes no tienen muy buena resistencia al polvo o la suciedad, los cuales suelen acumularse y causar fricción; asimismo, no se recomiendan cuando en superficies expuestas al agua o a otros líquidos, ya que los aceites son de baja viscosidad y gotean.

Lubricantes sólidos (también conocidos como Pastas).

Los lubricantes sólidos tienen una base de aceite y se mezclan con aditivos espesantes para que duren más tiempo y se puedan poner en engranajes, cadenas, rodamientos, transmisiones, entre otros componentes.

Los lubricantes sólidos, se usan para lubricar superficies por mucho tiempo, así como para sellar componentes de las máquinas contra el agua y el polvo, además cubren amplios rangos de carga, velocidad y temperatura.

Existen tres tipos de lubricantes solidos: grasa blanca de litio, grasa marina y grasa de silicona. La elección depende del tipo de maquinaria a lubricar, la consistencia requerida y los sistemas de filtración, ya que estas contienen partículas como grafito, disulfuro de molibdeno o el politetrafluoroetileno.

Lubricantes semisólidos

Si bien son conocidos como grasas, son una combinación entre los lubricantes líquidos y sólidos, es decir, son fluidos densos, con base de aceite, un agente espesante y aditivos

Generalmente los conocemos como grasas. Son lubricantes fluidos muy densos, que están compuestos básicamente por aceites, un agente espesante y aditivos.

Ejemplo de grasas: Litio, Complejo de Litio, Sulfonato de Calcio, Calcio, Sodio, etc.

Otra clasificación de los lubricantes es con base en su obtención, de este modo encontramos:

Lubricantes minerales

Como mencionamos al inicio, los primeros lubricantes se obtenían de grasa animal y vegetal, y su uso quedó casi obsoleto con la llegada de los lubricantes minerales, que se obtienen de la destilación y refinamiento del petróleo, añadiendo aditivos para mejorar sus propiedades (lubricantes semisintéticos).

Lubricantes sintéticos

Si bien estos también derivan del petróleo, ya que es una materia prima para la formulación, los lubricantes sintéticos se obtienen por síntesis química para adaptar el producto a las necesidades de la aplicación, es decir, son formulaciones «a la medida».

Lubricantes Sintéticos están «a la medida» desde el primer momento para obtener así las mejores propiedades según las especificaciones requeridas en el momento de su fabricación.

lubricantes industriales

Lubricantes Castrol, ideales para cualquier industria

La marca de lubricantes Castrol llegó al mercado a finales de 1960, con formulaciones de calidad Premium que le han dado una reputación positiva y muy buena popularidad ya que cada formulación cuenta con aditivos que le ayudan a extender la vida útil del motor, trabajar en condiciones extremas, resistir las altas temperaturas, reducir la fricción entre piezas metálicas, prevenir el desgaste, proteger a los sistemas de la corrosión y el óxido.

Dentro de los productos de la marca Castrol encontrarás:

  • Aceite para compresores. Los aceites para compresores de aire son indispensables para mantener estas máquinas en buen estado; su función principal es actuar como refrigerante al eliminar el calor generado por el compresor, reduciendo el desgaste de las piezas giratorias y el roce entre piezas metálicas.
  • Aceite para reductores de velocidad. La función de estos lubricantes es reducir la fricción entre los dientes de los engranajes industriales cuando entran en contacto, de modo que se reduzca el desgaste. Funcionan aplicando una película que separa las superficies, absorbe y disipa el calor generado por el trabajo y previene la corrosión.
  • Aceite hidráulico. Es un tipo de aceite que transfiere el calor, la potencia y previene el desgaste de bombas de paletas, pistones o engranajes; su función es lubricar el sistema y las piezas móviles para garantizar su buen funcionamiento.
  • Aceites para bancadas, guías y correderas. Son lubricantes formulados con aceites básicos 100 % vírgenes de la más alta calidad, y con aditivos especiales para proteger y lubricar satisfactoriamente cualquier equipo industrial y de taller.
  • Grasas multipropósito. Estos lubricantes son productos que combinan las propiedades de dos o más grasas especializadas por lo que se pueden usar para diferentes aplicaciones. Por ejemplo, las grasas de litio se usan para el chasis como los rodamientos de los vehículos de transporte.

Castrol es una marca líder en el mercado, donde encontrarás los lubricantes que tu máquina, vehículo o rodamiento necesita como los aceites de transmisión para que funcione adecuadamente y por mucho más tiempo. En Pochteca somos distribuidores autorizados de Castrol y en nuestra página web tenemos toda la línea de productos para que te sea más fácil adquirirla.
Navega por nuestra página web y usa el cotizador y chat en línea para calcular el costo de tu proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos